El primer mexicano en Escocia

Católicos y protestantes, o a la inversa, como se quiera poner, el orden de los factores no afecta al resultado, esa es la rivalidad nata en Glasgow. Dos formas históricas de ver al mundo. Dos maneras de administrar a Dios en el negocio de la fe. Dos oligarquías del poder.

Celtic Glasgow y Rangers Glasgow representan a las masas que piensan distinto, a tal grado de ser sectarios en la convivencia diaria. Antes más que ahora, posiblemente, dependiendo del contexto y las circunstancias; menos, quizá, de lo que pueda ser mañana.

Efraín Juárez es el primer futbolista mexicano en Escocia y llega a un equipo rebelde. Católico y de izquierda en un reino donde no serlo te coloca a la derecha. Así como conducen los autos en la Gran Bretaña, al revés de nosotros, se establecen los bandos de poder. Y el joven mexicano debe saber esto y muchas otras cosas, porque si bien ha sido contratado para jugar al futbol también ha sido aceptado por una comunidad que lleva más de un siglo teniendo coincidencias.

Al Celtic Glasgow Football Club (1888) lo fundan los maristas, ese grupo de sacerdotes católicos misioneros de la educación, para darles un poco de distracción y alegría a los miserables irlandeses que huyeron de sus tierras por la hambruna y que fueron asolados por serle fiel al Papa. En el reino de los reinos no cabía un rey más.

El hambre mata al final de la jornada, pero lo peor es que te va quitando la esencia de la felicidad. Sin alimento no hay esperanza, no hay ilusiones, no hay entusiasmo y por lo tanto no puede haber fe. Los maristas por eso abrieron comedores para los irlandeses hambrientos que llegaron a Glasgow. Y les dieron el futbol para ir sanando el alma.

Durante décadas se estableció como requisito indispensable que todo jugador de los Rangers fuera protestante. Hace tiempo que esto se abolió, pero las afinidades permanecen en una tregua de la moderna tolerancia. El Celtic optó por la pluralidad: Inmigrantes, católicos, pobres, nacionalistas.

La liga escocesa, formada hoy por diez equipos, es jugada a tres vueltas, con una copa nacional aparte, y tiene dos dueños: los gigantes de Glasgow. Por eso el duelo de estos dos es tan encarnizado. En verdad parece que juegan bajo el nombre de Dios. The old firm le llaman al clásico, la vieja firma o la antigua empresa traducido al español. El nombre engloba años y años de enfrentamientos. Pesa con sus toneladas de tiempo. Y es tan intenso, como el pleito eterno entre los monarcas del reino y sus vasallos. Porque a final de cuentas en eso se fincan los ideales del equipo del trébol. Irlandeses en común acuerdo con escoceses quienes siempre han luchado por su libertad, aunque en la batalla dejen la vida. “Podrán quitarnos la vida pero jamás la libertad”, dice el célebre William Wallace –imposible quitarlo de estas líneas- y así piensan los rebeldes del imperio.

Y como verdaderos leones fueron a Lisboa y se convirtieron en el primer equipo de las islas británicas en conquistar la orejona. En 1967, el Celtic Glasgow Football Club venció, dos a uno, al Inter de Milán en el Estadio Nacional de Portugal y fueron campeones de Europa.

Celtic Park es su territorio. Sesenta y seis mil personas le caben. Y tienen cantos que te sacuden el alma. Mientras el equipo salta al campo se escucha Celtic Song. Pero desde hace algunos años se hermanaron con el Liverpool de Inglaterra (el equipo rebelde de los ingleses) y entonan la letra de una canción intensa: You'll never walk alone. Las emociones son aplastantes. ¡Impresionante!

Y en las tribunas banderas de Irlanda, de Escocia, la cruz del Cristo con distintivos celtas, consignas radicales, en alguna época mantas a favor del Ejército Republicano Irlandés. Bufandas con rayas blancas y verdes, tréboles. Manos al cielo. Comunión plena. Y así locales y visitantes son recibidos en un gran escenario.

A Juárez le van a exigir que se muera en cada partido y los escoceses lo van a arropar. Lo van a poner en el camino. No lo dejarán caminar solo.

Letra de You'll never walk alone:

When you walk through a storm,

Cuando camines a través de la tormenta,

hold your head up high,

Mantén la cabeza alta,

and don't be afraid of the dark ;

Y no temas por la oscuridad;

at the end of the storm there is a golden sky

Al final de la tormenta encontrarás la luz del sol

and the sweet silver song of the lark.

Y la dulce y plateada canción de una alondra.

Walk on through the wind,

Sigue a través del viento,

walk on through the rain,

Sigue a través de la lluvia,

tho' your dreams be tossed and blown.

Aunque tus sueños se rompan en pedazos.

Walk on, walk on with hope in your heart,

Camina, camina, con esperanza en tu corazón,

and you'll never walk alone,

Y nunca caminarás solo,

you'll never walk alone.

Nunca caminarás solo.

Walk on, walk on with hope in your heart,

Camina, camina, con esperanza en tu corazón,

and you'll never walk alone,

Y nunca caminarás solo,

you'll never walk alone.

Nunca caminarás solo.

2 comentarios:

Beto 'The Red' Olvera dijo...

Muy chido texto sobre el Celtic FC. Como bien se dice, en Escocia todo está limitado a los Hoops y su rival el Glasgow Rangers. Entre ellos se reparten los títulos de la Premier escocesa, la Copa de Escocia y la Copa de la Liga escocesa. Del Celtic hay que destacar que su gran año fue 1967, pues fue cuando lo ganó casi todo, muy similar a lo que hizo el Barcelona en 2008. El Celtic, en 1967, ganó las dos copas domésticas de Escocia, el título de su liga, la Champions League contra el Inter, y aparte ganó la Copa Glasgow, un galardón chico comparado con los anteriores, pero no para ignorarse. El único trofeo que se le escapó ese año fue la Copa Intercontinental contra Racing Club de Avellaneda.

Enrique Ballesteros dijo...

Mister Olvera es usted una enciclopedia, qué bárbaro, saludos y mil gracias.