Harpastum en el siglo XXI

Uno de los antecedentes del futbol es el harpastum, un ejercicio de adiestramiento en equipo de las legiones romanas que consistía disputar una pequeña pelota aplicando toda la violencia necesaria para cumplir el cometido.

Grandes esfuerzos y fatigas acompañan a la contienda en cada jugada.
Las torceduras y sometimiento al cuello eran detonantes de adrenalina. Y en medio de tanta agresividad, la estrategia y la tenacidad le daban sentido a una práctica de competencia.

Cuando se arrebataban la pelota, y la tiraban al aire, no la dejaban caer al piso. Un rectángulo de dimensiones cortas servía de escenario.
Hay muchas dudas sobre si el objetivo del juego era robar la pelota y llevarla al terreno propio o invadir terreno ajeno y anotar cruzando la meta enemiga.

Julio César incentivó esta práctica en sus legiones pero exigió que el contacto fuera brutal, bien decían los griegos que este ejercicio fortalecía más que la lucha o la carrera, y un legionario debía soportar las exigencias más extremas.

Para el año 43 después de Cristo, los romanos llegaron a las costas británicas y de ahí, el harpastum se fusionó con prácticas celtas, hasta que sus derivados acabaron siendo el rugby y el futbol.

Pero el harpastum dejó su huella profunda en Italia, y dio vida al calcio florentino, una modalidad que se sigue practicando en la antigua sede del imperio romano.

Recientemente, una empresa italiana de promoción de eventos ha decidido recuperar el harpastum en su esencia y ha creado una modalidad llamada futbolfigth.

A falta de verdaderos legionarios, los reclutas del siglo XXI provienen de los campos de rugby, de futbol americano, de artes marciales mixtas, del boxeo y alguno que otro barbajan que decidió dejar el juego de caballeros, para sentir lo que sentían los soldados del añorado imperio romano.

No cabe duda que es a través de los pies por donde la violencia y la agresividad de los juegos precursores del futbol, se convierte en precisión, potencia, elegancia y genialidad, aunque digan que el futbol sea un juego de caballeros practicado por rufianes.

No te pierdas esta historia, el próximo jueves en Futbol en Serio Punto.

Los seres más felices de Europa


Vamos ahora contra Islandia, pero qué sabemos de Islandia los mexicanos. Nada, prácticamente nada.

Islandia es una isla volcánica donde viven las personas más felices de Europa a pesar de que la crisis actual los sumió en una voraz bancarrota.Es un lugar con soles de medianoche de junio a agosto y de prolongadas oscuridades polares, más de la mitad del año. Pero dicen que es un sitio con un encanto inigualable.

Apenas en el año 2006 rebasaron por primera vez los 300 mil habitantes.
Probablemente la cantante Björk sea el referente más popular de la isla.
Los islandeses son descendientes de vikingos y alguno que otro celta. Por eso su estatura promedio rebasa los 180 centímetros y su expectativa de vida supera las ocho décadas.

Su genética es caso de estudio. En varios siglos, prácticamente no existió el mestizaje en este país. Comen pescado y cordero.
Son destacados en handball pero el futbol les ha conectado con el mundo.
Basta con mirar lo que de ellos se habla y lo que ellos comunican a través del futbol.

La selección mayor hace promoción a la aerolínea nacional.

La selección femenina ya hizo un documental. El saque de banda de su jugadora estrella es impresionante.

En el cine han contado historias sobre futbol. La más reciente (Eleven men out) plantea la intolerancia que vive un jugador crack al declararse homosexual. Por cierto, su primera ministra nunca ha ocultado que es lesbiana y que vive casada con su pareja. Los islandeses son fervientes defensores de los derechos humanos.

Y hasta Sun Dancer, un hermoso caballo islandés, le gusta patear el balón.

Su referente en el futbol es Eidur Gudjohnsen, también le dicen Iceman, Guddy, o el Bacalao para los cuates. Es el delantero, capitán y máximo goleador de la selección de Islandia. Mide un metro con 85 centímetros y es el primer islandés que ha conquistado la añorada orejona de Europa jugando para el Barcelona, en donde fue compañero de Rafa Márquez.

Actualmente juega para el Tottenham de la liga premier, en donde ha escrito la mayor parte de su trayectoria, al pasar seis años con el Chelsea. Pero Iceman tiene un capítulo entrañable en su libro personal. Cuando debutó con la selección de Islandia, en 1996 contra Estonia, entró a la cancha por un cambio generacional. Sustituyó a su propio padre Arnór, y ambos dejaron una anécdota entrañable para el futbol.

En Islandia no hay ferrocarriles pero hay caminos distintos para recorrer el país. Tampoco tienen ejército. Pero hay un equipo de futbolistas islandeses que se medirán con México, en un intercambio deportivo y cultural.

Transmitido el martes 23 de marzo.

Los Héroes de Middlesbrough

En la copa del mundo de Inglaterra 1966, once norcoreanos conquistaron al público británico de Middlesbrough. Ambas naciones tenían rotas sus relaciones diplomáticas y habían sostenido una guerra recientemente. Corea del Norte había quedado devastada y estaban en plenos trabajos de reconstrucción.

El himno del estado comunista no se tocó en los estadios ingleses, sin embargo, el futbol hermanó a dos pueblos a pesar de sus políticos. Corea del Norte necesitaba ganarle a Italia para hacer historia. Habían perdido con los rusos, empatado con los chilenos y necesitaban la victoria para calificar a la siguiente ronda, siendo este su primer mundial. Y así lo hicieron. Eran ellos o los italianos. Sin duda que fue el partido de sus vidas.

Cuentan los héroes en un documental filmado por la BBC que el propio gran líder de su patria Kim Il Sung los arengó personalmente para salir a ganar. Les dijo que para ser buenos futbolistas había que correr rápido y poder tirar con precisión. A final de cuentas se estaban confrontando con el mundo, aunque fuera en una cancha deportiva, y eso era fundamental para su sistema de propaganda.

El cuarto partido fue contra Portugal, en Everton. Los tuvieron tres a cero y el público no dejaba de aplaudir y alentar al equipo. Pero una pantera les cambió el destino. Eusebio cargó con su selección y acabaron venciendo por cinco a tres.

Ese fue el último instante mundialista de los norcoreanos quienes no volvieron a calificar por sus malos resultados, o porque el gran líder estallaba en cólera y prohibía la participación del representativo para no dañar la imagen de la nación ante sus enemigos.

Cuarenta y cuatro años más tarde, Corea del Norte ha vuelto a mandar a su oncena a jugar por el mundo porque lograron por segunda vez estar en la ronda final del campeonato mundial. Ahora están en nuestro país. Serán rival de la selección, en Torreón, el próximo de marzo.

Ellos son los nuevos héroes de Corea del Norte. Son aquellos que seguramente estarán cargando el recuerdo de sus antepasados quienes lograron aquella proeza porque estaban seguros de poder vencer a cualquiera, incluso a los más fuertes.

Transmitido el lunes 15 de marzo de 2010.

Pato Baeza F.C., una forma de vivir por el juego



El Pato Baeza Futbol Club tiene su campo en Texcoco. Ya han rebasado la década y ha tenido esas pequeñas derrotas y humildes victorias cotidianas de la vida.

Se llaman así en honor a uno de los héroes necaxistas que vencieran al Santos de Pelé el 2 de febrero de 1961, en la ciudad universitaria. El Pato sabe que ha pasado tanto tiempo de aquella proeza que no le da importancia alguna cuando los chiquillos o los jóvenes no saben ni entienden por qué se llaman así. Pero Alberto Baeza es feliz estando cerca y tiene muy claro lo que quiere de su equipo.

Aquí se aprende a jugar desde niños, por supuesto que se gesta la ilusión de llegar a ser, pero también se trata de abrir brecha cuando el único camino no tiene cabida; vivir del futbol no lo podrán hacer muchos de ellos pero todos podrán usar al futbol para afrontar sus destinos.
Arturo es todavía un niño, tiene destellos pero su cuerpo aún no está en plenitud; pelea tras el balón, se entrega, compite y construye sur forma de ser. Algún día le tocará probarse para ver si puede llegar, pero por lo pronto es el futbol su gran inspiración.

Con la tercera división la cosa es distinta. Son jóvenes entre 16 y 20 años buscándose a sí mismos. Ambicionando todo lo que implica ser jugador de primera desde un limbo en donde el tiempo corre distinto. Pero el futbol los pone en su lugar y les otorga pistas para que cada uno tome su vereda, aunque no todos saben descifrar por dónde.

El hoy de varios sirve de ejemplos. Arellano está jugando y el momento le está ayudando a sanar el dolor que carga por la reciente muerte de su padre, por el momento ese es el gran aporte del deporte para él. Mientras tanto, tres amigos ven desde afuera sus fragilidades a través de sendas lesiones que los tienen marginados y reflexionando sobre lo que pasará.

La franquicia de un equipo de tercera división cuesta alrededor de 600 mil pesos y la posibilidad de recuperar la inversión es una fantasía en la mayoría de los casos. Pero el Pato Baeza, el dueño del equipo, quiere mantener la categoría para darles a otros lo que a él le dio el futbol.

Por eso el club ha pensado en hacer algo por ellos. Si no llegan a las canteras de los grandes equipos por lo menos podrían tener facilidades para estudiar, o para obtener un empleo en alguna de las fábricas y empresas de la región. Para lograrlo están trabajando, tocando puertas, explicando que a través del futbol se puede alcanzar la felicidad, ese detonante de armonía que construye la vida social. Que arraiga, que da identidad y que permite llevar la fiesta en paz.

Reportaje transmitido el 11 de marzo de 2010.

Luis Flores, la virtud de estar donde está el gol

Luis Flores Ocaranza nos relató su historia y actualmente forma parte del panel de analistas de Futbol en Serio.

video


Miloc, el gran tanque de las canchas

Vaya un homenaje para Don Carlos Miloc.

Carlos Montemayor reflexiona sobre el futbol

Carlos Montemayor falleció el 28 de febrero de 2010. Uno de los grandes pensadores mexicanos ha dejado vacío su lugar. Escritor, traductor y activista social, el maestro se permitió unos minutos para hablar del futbol. Así le rendimos homenaje.